Dos exjugadores del Betis y cinco exdirectivos del Osasuna fueron condenados a penas de prisión tras ser declarados culpables de corrupción.

Un total de 9 personas fueron declaradas culpables por amaño de resultados para ayudar a Osasuna a intentar evitar el descenso en 2014, en la que fue la primera sentencia por corrupción deportiva en España.

Osasuna acabó descendiendo aquella temporada. El club pagó al Betis 650.000 euros, incluyendo 400.000 euros por batir a su rival por el descenso Valladolid -penúltima jornada- y otros 250.000 por dejarse perder ante Osasuna en la última. El Betis ganó 4-3 al Valladolid y perdió ante Osasuna por 2-1, pero este último club descendió.

El director de Osasuna, Ángel Vizcay, recibió la sentencia más dura. Recibió ocho años y ocho meses de prisión por fraude deportivo, apropiación de fondos y falsificación de documentos y cuentas.

Los exjugadores del Betis Antonio Amaya y Xavi Torres fueron condenados a un año de prisión y a una multa de 900.000 euros, con una prohibición de jugar a fútbol de dos años.

El expresidente del Osasuna Miguel Archanco y los antiguos dirigentes Juan Antonio Pascual, Jesús Peralta y Sancho Bandrés también fueron condenados, así como dos agentes inmobiliarios, Cristina Valencia y Albert Nolla.

11 COMENTARIOS

Comments are closed.